El Chevrolet Spark que reparte pizzas y tiene su horno propio

29 de octubre del 2015

Se trata del DXP, un vehículo basado en el Chevrolet Spark acondicionado especialmente para el delivery de la cadena de pizzerías estadounidense Domino's. Tiene capacidad para 80 pizzas y un horno que las mantiene calientes.

Además de una interesante movida de marketing, el DXP es un vehículo ideal para el reparto de pizza. Con este auto, los muchachos del delivery de Domino's Pizza, una cadena gastronómica de los Estados Unidos, tienen la herramienta ideal para llegar a tiempo con la pizza caliente a los domicilios de sus clientes.

Basado en el pequeño Chevrolet Spark, el DXP se las arregla muy bien para cumplir su cometido. Tiene capacidad para transportar hasta 80 pizzas e incluye su propio horno, que se puede calentar a 60° y su puerta ocupa el espacio de lo que sería la ventanilla trasera derecha. 

En el DXP, cuyas iniciales responden a Domino's Delivery Expert (Experto de reparto de Domino's), el asiento del acompañante fue removido para conseguir espacios extra de guardado. De hecho, el auto tiene solamente una butaca, la del conductor. Los compartimentos fueron cuidadosamente diseñados con superficies antideslizantes y sencillas para limpiar. Tanto las pizzas, como las bebidas y las salsas que suelen acompañar los pedidos tienen su propio lugar.

Por fuera, además de toda una decoración que llama la atención de los transeúntes, cuenta con una luz lateral para iluminarle la vereda al repartidor, además de otra superior que indica que el auto está en tareas de delivery. También prevé la personalización de cada viaje con el nombre del repartidor y el domicilio de la sucursal a la cual pertenece. 


El DXP es el resultado de un concurso organizado por la cadena de pizzerías y Local Motors, un fabricante de vehículos especiales de Phoenix (Arizona), Estados Unidos (creador del Strati, primer auto impreso con impresora 3D). El mismo fue lanzado en 2013 con la participación de 385 inscriptos, entre empleados de Domino's, clientes y diseñadores de todo el mundo. El ganador fue un esloveno de nombre Anej Kostrevic, que se hizo acreedor a un premio de 10 mil dólares.


La elección del Spark para basar este particular vehículo de trabajo se debió por tratarse de un auto compacto, urbano y económico. La versión usada tiene motor 1.2 y caja automática capaz de recorrer 100 kilómetros con un litro de nafta en autopista. Viene equipado con el sistema de navegación satelital OnStar de General Motors.

Fuente: www.clarin.com

 

 
volver
loading