Postura correcta, manejo seguro

07 de octubre del 2015

La seguridad vial no depende exclusivamente de respetar las normas de tránsito establecidas. También otros factores influyen en mitigar los riesgos que se presentan en las vías. Y uno de ellos, aunque suene exagerado, es la forma en que los conductores se sientan frente al volante.

 

De acuerdo con lo señalado por el terapista ocupacional, especializado en salud ocupacional, Nestor Buitrago, estudios hechos por autoridades viales y de salud europeas han encontrado que cerca del 15% de los accidentes en sus vías se deben a factores relacionados con el cansancio al manejar, muchos de ellos producidos por malas posiciones.

Las malas posturas en la labor de conducción generan trastornos musculoesqueléticos. Uno de ellos es la lumbagia, quizá el más recurrente en quienes tienen la conducción por oficio, o pasan largas horas en su vehículo para ir de un lugar a otro.

También persisten otras afecciones por posiciones forzadas, como se denominan estas malas posturas, que tienen que ver con dolor recurrente en los hombros y complicaciones con el llamado manguito rotador.

Diseño ergonómico

Agrega el profesional que el diseño actual de los vehículos busca favorecer las posturas correctas en el interior del habitáculo por parte de sus ocupantes. Sillas más ergonómicas, volantes ajustables y alturas regulables hacen parte de este desarrollo. Sin embargo, en algunos vehículos, especialmente de trabajo, aún se encuentran falencias en diseños totalmente ergonómicos, que hagan más eficiente la operación de los conductores.

 

¿Cómo sentarse?
El conductor debe llevar toda la espalda sobre el respaldo del asiento y la cadera lo más atrás posible. El asiento no debe colocarse en posición de 90 grados, sino su espaldar un poco inclinado hacia atrás. Debe existir una distancia de unos 30 centímetros del piso del vehículo a la cadera.

¿Cómo tomar el volante?
Siempre las dos manos deben ir en él. Para tomarlo imagine que es un reloj y ponga las manos en posición de 9:15. Los brazos no deben estar totalmente extendidos, los codos deben estar ligeramente flexionados lo que facilita la operación.

Ni cerca, ni lejos
El conductor no debe estar muy cerca del millaré o el torpedo del vehículo, pero tampoco debe alejarse tanto que sus piernas queden totalmente extendidas. La distancia adecuada está indicada por una posición en la que las piernas tengan una ligera flexión. Una forma de saber cuándo se ha logrado es que al operar el pedal de embrague a fondo la pierna quede estirada, y al volver a su posición original el pedal, las rodillas se flexionen.

Fuente: www.elcolombiano.com

volver
loading