Embrague Bimasa del Chevrolet Cruze

01 de diciembre del 2014

Embrague Bimasa del Chevrolet Cruze

Los motores modernos pueden funcionar con regímenes de revolución son extremadamente bajos, las carrocerías con un mayor nivel de insonorización generan menos ruidos producidos por el viento y los conceptos de mezcla reducida aumentan el rendimiento de los motores, una quinta o sexta marcha reduce igualmente el consumo y los aceites fluidos facilitan el cambio preciso.

En resumen las fuentes de ruidos no aumentan han permanecido al principio del motor de pistón alternativo  con sus procesos de combustión periódicos provocando vibraciones en la cadena cinemática, los ruidos en el cambio y los zumbidos de la carrocería son consecuencias desagradables, los conductores de automóviles acostumbrados al confort ya no aceptan actualmente un escenario de ruidos de estas características.

Más importante que nunca es la tarea del embrague de aislar de forma eficaz las vibraciones del motor, el momento de inercia del cambio debe aumentarse sin ampliar la masa al cambiar el régimen de revoluciones en el que se produce la temida resonancia, para mejorar esta situación se consiguió desarrollar y suministrar un volante bimasa en serie con el que se ha realizado este principio físico y sin embargo se ha mantenido baja la amplitud de la resonancia El nombre lo dice ya, la masa de un volante convencional se dividió una parte pertenece al momento de inercia del motor, y la otra parte sin embargo incrementa ahora el momento de inercia del cambio.

Las dos masas desacopladas están unidas a través de un sistema de amortiguación por resortes, un disco de embrague sin amortiguador de torsión entre la masa secundaria y el cambio asume la separación y unión, efecto secundario favorable debido a que la masa a sincronizar es más pequeña, el cambio puede realizarse con mayor facilidad y la sincronización se desgasta menos.

En el volante bimasa esto se percibirá con claridad al arrancar y parar el motor con mucha más claridad que en un sistema de embrague convencional, a esto hay que añadir que la masa volante más pequeña del motor produce un efecto menos estabilizante sobre las fluctuaciones del régimen de revoluciones del motor.

Gracias a la experiencia de décadas en la construcción de embragues se ha conseguido solucionar este problema de forma convincente, un dispositivo amortiguador adicional impide eficazmente una sobrecarga en caso de resonancia, en servicio normal por el contrario este dispositivo amortiguador adicional se encuentra fuera de funcionamiento y las vibraciones del motor son filtradas por el amortiguador de resortes.

volver
loading